SKU: 8436017222890 |

Manila


Edad
10+

Jugadores
3 a 5

Tiempo
45'-60'
Idioma: Español
Presentación: Juego de Mesa
Dimensiones: 29.5 x 29.5 x 7
Temáticas: Familiares | Temáticos | Marítimo | Piratas | Transporte | Apuestas | Gestión de trabajadores | Compra / Venta | Lanzar dados | Subastas

Tiempo de Entrega
Ciudades Principales:
1-3 días hábiles
Resto del País:
2-4 días hábiles


Al comprar este producto puede obtener hasta 3400 puntos. Su carrito totalizará 3400 puntos que se puede(n) transformar en un vale de descuento de $3.400.


Recibe con tu compra
Separador de nuestra colección Colombia Andina.
3400 Andes Puntos que podrás canjear por productos, servicios y experiencias en la tienda.

Tu compra está protegida
Producto nuevo, termosellado, embalado robustamente para que lo recibas en perfecto estado. Cambio por garantía sin costo por 10 días.

$170.000

Disponible

o sepáralo vía WhatsApp:

319 781 3522

o sepáralo vía WhatsApp:

319 781 3522

 

Resúmen

Juego de aventuras marítimas, en las que deberemos llevar a buen puerto a nuestros barcos, solventando todas las dificultades que se ciernan sobre nuestros navíos. El juego de mesa "Manila" nos situa en 1821; hace ya 250 años que las Filipinas se hallan bajo dominio español. Pero son tiempos difíciles; a causa de la guerra de independencia en Nueva España, hace seis años que la gran ruta comercial entre Manila y Acapulco, el famoso "galeón de Manila", ha quedado interrumpida. Mientras, los mercaderes locales, burlando a las autoridades coloniales, se afanan a establecer precarias rutas marítimas con los archipiélagos vecinos y con el continente. Frágiles chalanas de bambú, repletas de nuez moscada, seda, jade y ginseng se escabullen hacia Manila. Pero el éxito no está asegurado: vías de agua, capitanes ineptos e incluso piratas pueden hacer fracasar los mejores planes. Es por ello que, en el mercado negro, los precios se disparan, lo que hace aún más atrayente esta arriesgada empresa, y obliga a los mercaderes a usar compinches para garantizar sus mercancías, sobornar a los prácticos del puerto y contratar dudosos seguros... ¡los menos escrupulosos incluso se atreven a reclutar piratas!

Comparte tu opinión

Productos en la misma categoría..